Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

Burning. Pura sangre

"Burning cumple cuarenta. Pura sangre".
De calles afiladas con pinchazos de heroína escaparon los Burning de perecer. Desde La Elipa para el mundo llegaron a galope de rock án rollo callejero. Artífices como Oriol u Ordovas ensalzaron su creatividad. 
De golpe, cuarenta años soplaron sus canas ardiendo en el filo cañero del Madrid setentero. La actitud proclamada a los vientos del Mariscal Romero y su show. Del barrio chuparon la esencia y de Madrid mamaron la genialidad. Tragos de noche a espuertas de los Stones. El foro, escenario de su rollo y madre capital de sus desventuras con la emoción de un gato pendenciero. 
En esa manera de cantar Pepe, Toño o Jhonny marcaron chupas en una calada de profunda resonancia en el alma de sus calles. Discurso aventajado del rock and roll español. Influjo cotidiano de los compases mordiendo la sangre de tu interior. 
Ahora, vuelve el viejo Jhonny con cuarenta años parecidos al ayer. Reclamo de una generación reivindicando las aceras suc…

"Ahora que"

"Ahora que" pretende ser un manifiesto de queja y crítica. Si vais mandándo vuestros "ahora que" a mi correo Kerouac97@hotmail.com será unido a los ya existentes con vuestro nombre o firma. Es simplemente para que al final de año no nos vendan las mentiras como verdades y las verdades como mentiras. Esta iniciativa estará todo el mes de diciembre en circulación. Únete. Expresa tu indignación con originalidad. Trataremos que llegue a lo más alto.  Firmado Francisco Javier Fresneda.  (JaviJerryLee@2013)
"Ahora que"
Ahora es tiempo de abrigar a la felicidad con el sabroso abrazo de una bufanda cruzando los destellos del haz sonriente. 
Ahora es momento de compartir la derrota de los tiempos mientras los bribones surcan la realidad con la estabilidad de un trono en la costumbre de la historia. 
Ahora que los azotes de pimienta son sentenciados como también los buenos tiempos que bailábamos  en las calles. 
Ahora que el mutis es consigna y el honor del agracia…

Bocetos en el metro. Frío.

Bocetos en el metro. Frío. 
Tal es, que se encontró el suspiro en la cara. El frío invadió sus costillas instalandose confortablemente en los huesos. El picón no era material suficiente que hiciera desaparecer el silencio de tan incómoda presencia. Ni un tratado voluminoso en los témpanos no presentidos de sus pies harían subir la temperatura. A pesar de tener el corazón contento como la canción de Palito Ortega y el espíritu en movimiento como los temas de los Kings. Thats All right. Eso es todo. La presencia romántica del abrazo de nieve trastornó la coctelera de su pensamiento. Trasformando el blanco en negro, de negro sentir, en las formas temporales de un invierno. Con firma de velas inciertas, la sentencia de un nuevo año caería sobre el. 
El invierno se apresuraba. Las noticias del noticiero solo auguraban la buena nueva del reencuentro de la matanza en los pueblos. Reencuentro de pasado y tradición. Acto supremo de raíz.  Enfrentamiento directo a la yugular de la crisis. El ru…

Género violento

Artículo publicado en el periódico La Opinión de Trujillo el 26 de Noviembre de 2013
 Que la violencia sea motivo de olvido y el destierro de la indiferencia sea castigo a los culpables de su verbo.

Derroche frío de calor humano. Ventisca violenta del sol que no da. Marca de epitafio en mueca de miedo. El grito que acongoja y el gesto que revisa por sí, señalan los dedos incrustados de una mano. 

Cierra los ojos en la tórrida emoción de una ilusión disuelta en los ecos de improperios que recibe cada día. Inesperadamente como tormenta de agosto. Recibidos como vómitos que anestesian su verdad. 

Las legañas, pegamento que rompe el alba. Persianas de derrota que asimilan la cruda certeza de un verbo violento. Realidad transcrita en la cortina de humo de un hombre que no respeta la certeza de un pronombre de mujer. Tatuado en su rostro la conjugación machista del verbo poseer. Soledad de cuadrilátero. Puñetazo por ver en la próxima estación de su antojo, partido en el vocablo temeroso de su …

"Bocetos en el metro. Sistema"

Y la mañana vuelve para saludar un nuevo día. La sorpresa es evidente y es un reflejo de la situación que vivimos. Una huida. Un olvido o una simple revolución. 



Os dejamos con un nuevo boceto. 













"Bocetos en el metro. Sistema"




La crisis recolgaba del labio. Esa mezcla de saliva y desesperación trenzaba las ganas de seguir adelante. Revisó la misma esencia del tormento en el gaznate. La sensación de suciedad era tan intensa que el olor a podrido anestesiaba cualquier intención de alboroto. La algarabía amodorrada en el límite del abismo. Anestesia de vitalidad en corazón indignado. La autoría de un hecho como proceso que crece lentamente marcando la pauta futura de la propia crisis. Esperando que la continuidad de la evolución revolucione y derribe el sistema anacrónico que nos sustenta. 


Crearon el amor callejeando.

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el 19 de noviembre de 2013 El que espera, tiempo le sobra. Atesorando sus minutos siempre aguardaba en la misma esquina. La misma posición que anteriores ocasiones. Luciera lluvia o palideciese sol, el caso es que ella le esperaba. A veces, le llevaba algo de comer. Con el tiempo su amistad fue creciendo y compartieron risas de café. Tantas horas a la intemperie solo por aguardar su venida. Más aún, su derroche de tiempo era consecuencia de un paro mal digerido. Y allí estaba ella, para curar su mal de amor, o la soledad de los días que no casan con el fin de la semana. Como todas estas cosas, siempre hubo un principio. La relación fraguo en el momento que ella iba al trabajo. Algunas veces se rezagaba solo por verle, por escucharle. Con esa azarosa casualidad del encuentro posibilitó el tránsito del afecto y de la necesidad. Cuya finalidad no eran los retrasos a su puesto de trabajo, sino las audiciones de sus sentimient…

La Jam Session del Dakota

Si de la noche agazapada en pos de tertulia de amigable complacencia el día y los ladrones de sueños comprendiesen...
Dicen que la amistad es borde y perfil de tus límites para completar te como persona. Despavoridos los sones de negativa energía. Sutil perfil de luna con notas de rock en pos de compañeros de fatigas. Aullidos de noche y vidas de mediodías en tiempos gratos. Pretéritos de ondas en vías de la generosidad de compartir unos compases de rock and roll. De ahí devino el germen ahora recordado en la tertulia de sorbos generosos de conocimiento y actitud. Esto es rock and roll. Con la música y el sentimiento de sus seguidores a flor de piel. Toda una filosofía de vida en pos de la autenticidad. Los seres incomprendidos de una generación perdida. Rebeldes reflejos de un sistema. Voces perseguidas en el ocaso de los tiempos. 
Por ello, el domingo 18, pudimos asistir a una verdadera velada, a una jam session como excusa para reunirnos los amantes del rock and roll. A pesar del fr…

"¿Qué fue de ti, querida, Verónica Lake?"

"?Qué fue de ti, Verónica Lake?"  
Iconico  peinado de musical sonido peekaboo. Eso era ella. A pesar de su escasa estatura, uno cincuenta, como su edad fatídica al morir con medio siglo. Pin UP estadounidense de recuerdo inmortal. Como su gesto y su media mirada, velada por su larga melena ondulada, adaptada para el cine negro con esa pátina de su imagen añorada. 
Tal día como hoy, nacía en el famoso barrio, de New York, Brooklyn. Como sus filmes, su infancia fue traumática y con brotes de esquizofrenia paranoide cuentan las malas lenguas.  En los años cuarenta su imagen se fue agigantando a pesar de su corta estatura. Acentuando su mechón de pelo que cubría su ojo diestro. Revitalizando su imagen y golpeando al star system con una aureola de misterio que clavaría en sus filmes posteriores. Su nombre para garantizar ese impulso que le había dado su aspecto y su figura se transformo también. Con una imagen también fue rebautizada, con un lago concretamente. Para remarcar sus p…

Bocetos en el metro. Compañera de vagón.

No se consumió en la bocanada del suspiro. Se fijó el halago en el reproche de su escote. En la parentela de los mirones que zascandileaban alrededor de su melena ondulada. En la carnalidad de su palabra en forma de labio. En la expresión de toda laya que jaleaba la forma de sus pómulos. Su descuidada presencia erótica se dejada caer sutilmente al rellano de su asiento. Disfrutaba con su pose embelesada de mito descarnado y carnal obsesión de los hidalgos resueltos como Quijotes de lanza en astillero. 
Aunque ella, con el paso de los años, aprendió a zafarse de la lascivia con su coraza tejida y su adarga cubriendo su sensible corazón. Ella no tenía la culpa de despertar los instintos masculinos, de ser la Dulcinea erótica de las miradas plebeyas de sus compañeros de vagón. 
Pero si era dolosamente culpable de alegrar la vista cada mañana en un ojalá de tan bello día. 
JavijerryLee@2013. 8 de noviembre. 





Redes Sociales

Artículo publicado en el periódico digital La Opinión de Trujillo el | 12 de Noviembre de 2013 Hace poco mi amigo Julio me escribió para sugerir un tema sobre el que versar uno de mis artículos. Esta es otra manera de alimentar al articulista de turno con las ideas del lector. Una forma más, también válida, de hacer que la comunicación se generé entre los lectores, ya que puede ser pulso vital del estado de la realidad. Centrado en otro de los vehículos de la comunicación: la visión de las redes sociales como un peligro para todos los internautas por su capacidad de influencia y de dirección. Esa fue de manera sucinta su argumento.
Indudablemente, sobre este aspecto nada que objetar pero si puntualizar. Las Redes Sociales como otros poderes facticos de nuestra sociedad, tienen la facilidad de poder dirigir las opiniones o, al utilizarse como medio de masas, puede facultar ciertas tendencias, debido a la multitud de lectores o clientes prácticos y en potencia que tienen.
Pero como todo en…

Jam Session

Porque no sólo de literatura y amor vive el hombre. 


Os esperamos. JaviJerryLee2013

Bocetos en el metro. "Huye".

Nuevo texto bajo la inspiración del túnel. El traqueteo del metro enlaza frases mientras las palabras huyen. Intentando atrapar las en los kilómetros de obscuridad que me acompañan hasta mi puesto de trabajo. 



Huye. 
Que la muerte viene con tajo largo repartiendo papeletas.
 Huye. 
Que la muerte no tiene conciencia ni remordimientos de vidas sesgadas. 
Huye. 
Que la rosa germina en primavera y el invierno esta  lleno de espinas 
Huye. 
Rastro de sangre y huellas despistadas de vida esencial. 
Huye. 
Que el lamento ensalivado te atrapa en abrazo no deseado.