Ir al contenido principal

La arrogancia del poder deudor.

Artículo contenido en el periódico digital La Opinión de Trujillo. Año 2015


Las verdades no se recogen de un pozo, ni del horizonte que en bucle constante nos sorprende con dudas existenciales.

No hay lamento al creer en la verdad del que viene, porque en la virtud del principio del inocente no existe la negación de la verdad en la primera mirada virginal.

Aunque sea un derroche de mierda y las conciencias se excusen en la absurda expresión de la supervivencia, pero, será de humildes y de verdaderos héroes no joder al prójimo. Ahí, es donde radica la verdad intacta de la vida. En un pliegue silencioso oculta la verdad de tus principios, a pesar de la soflama de las voluntades del humano actual. 

No creo en el hombre como sujeto activo de una verdad vestida de humanidad. No creo en el espeso sortilegio de “ama a tu prójimo como Dios nos ama”. Porque, aquí, la única razón oportuna es que te den por detrás o bien, no remojes las barbas como tu vecino. Huye, ponte a salvo.

Dentro de esta maldita coartada tramposa llamada sociedad están los que usan la constante de la pobreza, de la mala educación, arrasando para ir refrenando la posibilidad de la insumisión

La pasividad del que es educado es la salvedad del queostenta poder, vilipendiando la dignidad y hallando los reproches necesarios para no ser queridos.

Y este reproche contante de carnaza en el que se fomenta el disloque del indulto y de la tenacidad radical del ostentoso, de orgullo carente de respeto, osando a disponer de una vara de violencia reprimida que asalta al inocente y a su silencio temeroso, por el que con su equivocado poder, hace perder la dignidad del oprimido con su verbo. 

Pero lo que me da más lástima es que los que usan esta técnica, sobre todo mandos altos del mundillo laboral, no saben que su indignidad podrá volverse contra ellos como efecto 'boomerang'. ¡Allá sus conciencias! Luego queremos reciclar y salvar el medio ambiente. ¿Cómo es posible, si ni siquiera sabemosrespetarnos entre nosotros? Y sobre el débil, una tormenta psicológica de opresión y miedo caerá.

Esta petulancia de la maldad consentida es un barrizal que traga cimentaciones de valores de calado, tan fatigosas de conseguir. Una ponzoñosa carga con la que soportar el país y el derroche de las castas. Incomprensible, si cabe, el hacer de un dispendio de deudas entre empresas, el juego maldito del deudor

Y la empresa acreedora jamás repercutirá en sus haberes la deuda que se ha ido acrecentando por la buena fe de los gestores. Alcanzando la malicia de la constante deuda niveles insoportables. 

Valiéndose de la necesidad perentoria, devuelven con sus malas artes y con la expresión de taimados mafiosos consentidos, de mal nacidos, la labor construida en una risa o carcajada irónica de exigencias dispares

Ante la desesperación de la pequeña empresa que necesita cobrar el trabajo requerido, la gran empresa sabedora de su débito hace de quitas y exigencias poco éticas, la artimaña de su poder. 

Descrédito de futuro en la economía liberal de un sistema que no castiga al infractor y encima lo arropa en un constante baile de normas, y burocracia, si se tratara de un concurso de acreedores


Así pues, con este panorama no me extraña que quieran descentrar a la audiencia con juegos de grandes hermanos y si Podemos puede equipararse a esa mafia que silencian y amparan. 

Silogismo evidente ante tal situación, abróchense los cinturones y buen hombre sea el último mal nacido que no se haya plegado al sistema impuesto, con estas cargas y descargas de negatividad constantes.

Necesito un respiro espiritual que me señale pautas para abandonar el rebaño. Espero en ese descanso en mi añorada tierra pueda encontrarme con ustedes. Si no, disfruten de mi ausencia hasta que compartamos de nuevo las cuitas de un folio en blanco.


Comentarios

Entradas populares de este blog

"Postal de felicitación"

"Postal de felicitación"

Azorín hizo una descripción del problema y publicó su receta, bien simple, para remediarlo. “Pues bien, muchas veces he tenido que redactar una noticia y me he visto en grande aprieto. La noticia ha de ser breve, clara y exacta. Dos escollos peligrosos tiene el noticiero. Dos escollos ha de sortear con destreza, como sortea el nauta las sirtes: la anfibología y la batología. Dicho queda en culto. Pero dicho queda de modo técnico y preciso. La anfibología es la confusión y la impropiedad. La batología es la repetición y el escribir prolijo. Como un breve y limpio cristal ha de ser la noticia”.Dejando a un lado la insistencia del autor en la brevedad, está claro que lo exigible es la claridad y la limpieza.

Por eso solo es mi deseo felicitarte el nuevo año que comienza. Descargar lastre negativo. Que la salud te obsequie y acompañe cada día. Dejar compañías que vicien tu alma. Sonreír y vivir cada momento como si fuera el ultimo. Jamás olvidar a los sere…
"La Gran Aventura"
De la vorágine de la gran ciudad a la placentera calma de la vida rural. La turbia mirada del desencanto replanteando la situación. Quiebro a la rutina y vigor al espíritu.
Esa intención me llevó a un nuevo suceso dentro de los compases de mi vida, y no a la quimera de una gran "aventura", como en el cómic del gran Milo Manara del mismo título.

Descubrimos las vicisitudes del protagonista, cansado de su peregrinar constante, que se apuntó a un casting para un concurso en el que la promesa era la consecución de la vivencia de una gran ventura.

Pero, en realidad, esa extraña quimera se encuentra presente siempre en la cotidianidad de nuestros actos, siendo los monstruos fantásticos y demás seres animados minucias para lo que nos encontramos en el día a día.
Hallamos anónimos héroes en su particular partida con la mensualidad de sus actos.

Así, lo he podido constatar en este tiempo sabático, en mí caminar constante. Como un “Labordeta” sin mochila com…

"La noche de Chris Isaak"

Chris Isaak como en las noches de San Francisco y un Whiskey en mano, todavía me hacen conservar cierto encanto y quizás algo del sex-appeal, del que un día guste. Llamemos, ciertamente, el miedo a la palabra feo.  Sea el que nos arrojen entelequias para disfrazar nuestra pose en alguna noche o día acertado por la suerte del albur o la luna cautiva. Como las ideas que sopesan los instantes y, a veces nos ciernen en un por favor inspirado. 
Real como que, en el algún lugar de esta noche estrellada alguien está llorando. No me refiero al adolescente despechado ni al que perdido la valía de su figura materna o paterna en un revés del destino. Simplemente, en las jugadas mal ensayadas de la diatriba diaria. En los impunes que ensucian la carrera laboral del borrego encerrado en un vagón. 
Septiembre llega con el fresco sentimiento de que nada será como antes, una nueva temporada empieza, el hielo se derrite como los sueños que se diluyen. No quisiera maldecir un mañana pero las ruedas del c…